13 nov. 2014

Etiquetas: ,

Una mañana de sábado cualquiera - 60 segundos inolvidables

Compártelo

Quería enseñaros algo nuevo que hayamos hecho, una manualidad, un DIY o una actividad, algo divertido, pero es que últimamente lo que más hago es reflexionar, voy hablando sola por la casa, por la calle, en el supermercado, en el metro, en el bus; vamos que me paso el día pensando en reflexiones que escribir aquí, en momentos geniales que quiero compartir.
Resulta que es lo que más me apetece y, aunque sé que aburren un poco, este espacio es para expandirme, así que: expandámonos.
Un sábado de estos el Príncipe andaba en la bici y las Peques se vinieron a mi cama, estuvimos un rato despertándonos y haciéndonos cosquillas (simplemente riéndonos por reír y disfrutando las tres juntas).
Como ya se estaban alterando (muy normal, claro) las mandé a ponerse las zapas, la bata y a la cocina y yo me fui a preparar el desayuno. No paraban de reírse y, en un momento,
SILENCIO
¿Qué pensé? "Algo están haciendo que no deben."
Nada más lejos de la realidad. Para mi sorpresa y alegría, la Peque Grande estaba "leyendo" un cuento a la Peque Pequeñita.
AYS, ¡qué dulzura!
Tuve suerte y pude capturar el momento y, lo que es más, pude disfrutar de 60 segundos de paz, alegría infinita y amor desbordante.

10 comentarios:

  1. :) :) :) las madre comprendemos y compartimos tus reflexiones a la perfección Mary... y nada de aburrido...nos encanta leerlas :)
    Besos
    Eva
    http://mevaestilo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Esos momentos son los que hacen que un día pase de normal a especial. Y encima pudiste captarlo para recordarlo cada vez que quieras.

    Opino también, que esas reflexiones me encantan, porque me siento muy identificada. Comparte todas las que quieras que me encantará leerlas.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Lo haré, que veo que gustan!!
      Bs

      Eliminar
  3. Menuda suerte tuviste con ese momento, de vez en cuando pasan cosas así.. Merece la pena captarlas, recordarlas, saborearlas porque en nuestra casa hay tantos momentos de los otros y también de estos... Hoy ha sido un día especialmente difícil... Ahora ya se ha relajado el ambiente, mis nervios se han ido al carajo y me los como a besos... Sigue explayándote... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ays.. qué razón tienes, ¡cuántos momentos difíciles! Aunque si echas la mirada atrás, estoy segura que tienes instantes que hacen que el resto merezca la pena!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Querido Equipo: ¡Qué abandonados os tengo! ¡Cuánto me alegráis! Me siento muy, muy emocionada de que os paséis y os acordéis de mi aunque esté desaparecida.
      Un abrazo enorme desde aquí!!
      Gracias, gracias, gracias!!!
      Mery

      Eliminar

Comenta, comenta, me encanta leer todas vuestras opiniones y me animan
a seguir creando y contando.

Gracias